viernes, 24 de septiembre de 2010

Segunda etapa de la Independencia. José María Morelos

       José de Jesús Juárez Martín

El impacto sociopolítico de la primera etapa de la guerra de independencia fue colosal, se cuestionaba la representación del virrey, la Iglesia Clerical y el pueblo se dividieron, centenares de sacerdotes abrazaron la causa sin reticencias, otros quedaron disciplinados al Derecho Canónico, algunos simpatizantes y tolerantes.
A cada fusilamiento de sacerdotes había peticiones vehementes de indulto y de muerte. Al fusilamiento de Ignacio Allende, Juan Aldama, Mariano Jiménez y Miguel Hidalgo; fueron degollados y sus cabezas enviadas a Guanajuato donde se exhibieron en jaulas en cada una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas, para intimidar al pueblo inconforme de las situaciones que prevalecían con el gobierno español.
Don José María Morelos ingresó mayor de edad al seminario y recibió las órdenes sagradas en Valladolid de donde era nativo, luego en 1810 era Señor Cura de Carácuaro y Necupétaro, logró entrevistarse con Don Miguel Hidalgo en Charo y le autoriza que insurreccione el Sur, tome Oaxaca y el Puerto de San Diego en Acapulco, porque eran lugares estratégicos.
Se inicia la 2ª etapa, la llamada etapa de organización de la independencia, con la muerte de los caudillos iniciales, integró hechos bélicos, políticos y desencuentros entre los insurgentes porque Don Ignacio López Rayón no coincidió con el ideario del “Siervo de la Nación aunque haya iniciado la lucha cercano a él, su pensamiento político fue diferente. Don Ignacio fue nombrado en Saltillo Jefe de las fuerzas Insurgentes, --días antes de que Hidalgo, Allende, y otros jefes insurgentes fueran traicionados por el Teniente Elizondo en Acatita de Baján y ejecutados en  Chihuahua.

Desde el nombramiento como Jefe de López Rayón en Saltillo, 16 de marzo de 1811, al fusilamiento del inmortal José María Morelos y Pavón al 22 de diciembre de 1815, se sucedieron las más brillantes las acciones de guerra y de posicionamiento ideológico del movimiento independentista de México. Su cargo, López Rayón, lo compartió con José María Liceaga al frente  de unos mil hombres que constituían el resto del primer Ejército Insurgente, se encaminó hacia  Michoacán, a través de un largo camino. Territorio que había sido tomado inicialmente por movimientos regionales simpatizantes de la independencia y luego recuperado por el ejército virreinal; hecho que aumentó las dificultades a la travesía por del árido territorio de Saltillo a Zitácuaro Michoacán, allí el 19 de agosto convocó a la integración de la Suprema Junta Nacional Americana. Que gobernaría a nombre de Fernando VII en defensa de la religión y la libertad de nuestro suelo patrio.

Desalojada La Junta de Zitácuaro del lugar por Félix María Calleja a pesar de los apoyos del grupo “Los Guadalupes”, se disputaron la jefatura José Sixto Verduzco, Liceaga  y López Rayón, desapareciendo la Junta por la dispersión sus miembros que se sustituiría por el Congreso de Chilpancingo como el máximo órgano  de gobierno. El trabajo ideológico de José María de Cos, Cura de San Cosme en Zacatecas, radicaliza el movimiento  e influye en el pensamiento y soporte de la Constitución de 1814.

Morelos había tenido actividad casi desde el principio de la guerra de independencia, especialmente en la región de Tierra Caliente de Michoacán y México. Hidalgo y Morelos se conocieron, aunque sólo se entrevistaron una vez en el pueblo de Charo hasta donde Morelos tuvo que seguir a Hidalgo, ante la negativa de recibirlo en Indaparapeo.

La campaña de Morelos iniciada en Carácuaro, se divide en dos partes, cuyo parte aguas es el desastre de Valladolid, donde fue estrepitosamente derrotado por el ejército realista. Antes de esta derrota en 1813, Morelos había ganado prestigio como estratega militar. Luego de su derrota donde nació, Morelos y su ejército fueron de derrota en derrota militar, finalmente la mayor parte de los jefes de su ejército, fueron muertos en combate, o bien fueron aprisionados por los realistas. De Carácuaro, Morelos se internó en la depresión del Balsas y la sierra Madre del Sur, donde fue triunfando en Zacatula, Petatlán y Técpan en la lucha contra las autoridades virreinales. En mayo de 1811, el ejército de Morelos incluía con Hermenegildo los cuatro hermanos Galeana con su tropa de negros costeños  tomó Chilpancingo, Tixtla y Taxco. En Chiuatla Puebla venció.   
                
                                                                                  
El Congreso de Chilpancingo     
                                                                                             

Morelos dividió su ejército en tres columnas. Una, al frente de Nicolás  Bravo que avanzó a Oaxca, tomando en su camino hacia el sureste, a Acatlán y Huajuapa, otro frente  al mando de Hermenegildo Galeana. El tercer grupo insurgente, encabezado por Morelos, fue hacia Izúcar donde se le une El Cura Mariano Matamoros y ocupó Cuautla el 24 de diciembre 1811 para los causa insurgentes.

En febrero de 1812 Félix María Calleja fue comisionado por el virrey para que aniquile a Morelos y su ejército. Calleja esperaba vencerlo con la ventaja numérica porque los insurgentes, puñado de guerrilleros sin formación militar. Les pone en sitio en Cuautla cuando la Junta ya había sido arrojada de Zitácuaro. Luego de 72 días de combate. Los realistas habían fracasado se rompió sitio, evacuando la población de Cuautla porque ella participó en su defensa, destacándose el grupo de niños llamados Los Emulantes, batallón infantil insurgente encabezado por el hijo de Morelos Juan Nepomuceno Almonte, Narciso Mendoza, conocido como el Niño Artillero eran miembros de los Emulantes
Perseguidos los insurgentes por el ejército español, fueron  hacia Puebla, tomaron Orizaba y se enfrentaron al ejército virreinal en las cumbres de Acultzingo, y Veracruz. No hay un vencedor definitivo, y los insurgentes se desplazan al Sur.

Luego de capturar Tehuacán, Morelos y su ejército ocuparon la ciudad de Oaxaca donde instituyó un gobierno autónomo. En Oaxaca, Morelos convocó a la formación al Congreso de Chilpancingo con representantes electos. Con la intención de ir  a Chilpancingo al Congreso,  el ejército de Morelos va hacia la Costa Grande, y el Fuerte de San Diego de Acapulco en agosto de 1813 Así  la comunicación marítima con Filipinas por el océano Pacífico quedó bajo control de los insurgentes
Gracias a los triunfos militares, Morelos pudo dar un giro radical al planteamiento político y a los apoyos de personajes que participaron en el Congreso de Chilpancingo convocado por Morelos en junio de 1813; que se llevó a cabo en septiembre de ese mismo año, luego de la captura de Acapulco.

 En Chilpancingo, Morelos entregó a los congresistas un documento conocido como Sentimientos de la Nación. Este documento reflejaba la posición política de Morelos, para quien “la América es libre e independiente de España y de toda otra Nación, Gobierno o Monarquía. Artículo 1°; y pide  a los representantes populares... “que así se sancione, dando al mundo las razones” José María Morelos rechazó los títulos de Su Alteza y Generalísimo, concedidos por el Congreso de Chilpancingo. En cambio, se hizo llamar Siervo de la Nación.

 A este Congreso se le debe la autoría del Acta Solemne de la Declaración de Independencia de la América Septentrional, firmada el 6 de noviembre de 1813 y posteriormente la Constitución promulgada en Apatzingán de 1814 que resume esencialmente:

El rompimiento con el sistema social colonial
La supresión del sistema de castas.
La residencia de la soberanía en el pueblo.
La independencia de la nación ante cualquier potencia extranjera.
Se pronunciaba a favor de la conservación del catolicismo como única religión y
La exclusión de los extranjeros de las actividades económicas. Se trata, por tanto, de un documento radical en materia de creencias y con los extranjeros.

La Constitución dio poderes absolutistas al Congreso y  reasignó los efectivos para la lucha y dejó sin fuerzas a Morelos. Esta Constitución de Apatzingán no pudo ser puesta en práctica debido a las derrotas infligidas por los realistas que pusieron itinerante al Congreso y no focalizar lo militar de la Independencia.

Morelos fue capturado meses después en una escaramuza por mantener alejado a los realistas de los congresistas y enfrentó el mismo destino que Hidalgo, murió fusilado después de ser degradado como sacerdote el 22 de diciembre de 1815 en san Cristóbal Ecatepec en el actual Estado de México.