viernes, 17 de febrero de 2012

Los mejores libros de Zapotlán

Héctor Alfonso Rodríguez Aguilar


Desde hace un par de semanas en mi cabeza vengo cavilando la posibilidad de escribir una pequeña y sencilla obra literaria, valga decir, un ensayo literario. Esta obra versará sobre una lista de las doce obras literarias, que por su calidad y singularidad y su tratamiento en la temática han tenido su desarrollo aquí en la ciudad y la región. Estás obras literarias han sido escogidas sólo de los géneros del cuento y la novela. Dado que Ciudad Guzmán es una pequeña ciudad que se ha caracterizado por tener una buena literatura, a demás de dos novelas sobre la ciudad. Esto no es fácil, porque no muchas e importantes o grandes ciudades de nuestra república se pueden jactar de tener entre su literatura local dos obras novelísticas de calidad como las tiene nuestra Zapotlán el Grande.


Para ejemplificar: “Zapotlán” y “La Feria” respectivamente, una de Guillermo Jiménez y otra de Juan José Arreola, son dos obras literarias representativas sobre Ciudad Guzmán, junto con la novela de Refugio Barragán de Toscano llamada: “La Hija del Bandido o Los subterráneos del nevado”. Pues bien, de estás tres obras se han derivado otras 9 obras literarias que valen la pena que estén en cada hogar de los zapotlenses. La lista con el nombre del autor, las voy a poner sin orden de publicación o importancia, estás serían las siguientes:

1. La Hija del Bandido o los subterráneos del nevado de doña Refugio Barragán de Toscano
2. Constanza de Guillermo Jiménez
3. Zapotlán del mismo Guillermo Jiménez
4. Y Zapotlán no se acaba nunca de Milton Iván Peralta Patiño
5. La única de Guadalupe Marín Preciado
6. Los personajes de Alfredo Cortés Sánchez
7. La Doncella del palacio de José Luis Vivar Ojeda
8. Cita en la escalera y otros cuentos de Máximo Rivera Ríos
9. La Feria de Juan José Arreola
10. Confabulario del propio Juan José Arreola
11. Divagaciones en las escaleras de Víctor Manuel Pazarín
12. De sol y niebla de Margarita Mendoza Palomar.

Está lista la he tratado de hacer en base a lo que se comentaba de la objetividad en la calidad y el tratamiento local o regional. Es de hacer notar que muchas de las obras que expongo aquí, no son conocidas por los conciudadanos, en razón de que algunas de ellas sólo fueron editadas en una ocasión y en la capital de la república, como es el caso de la novela “La única”, que es una obra del ya lejano año de 1938 del pasado siglo XX. Esperamos que en un futuro -no muy lejano- todas estas obras estén disponibles en cualquier escaparate de las librerías locales y al alcance de cualquier lector.